Sin categoría

Después de toda la noche de fiesta, se levanta con el ojo morado y lee la nota que le dejó su esposa

Si sales de fiesta y vas a beber grandes cantidades de alcohol, siempre tienes que tener cuidado. Si bebes demasiado alcohol tus probabilidades de hacer algo de lo que no te sientas muy orgulloso al día siguiente o, de lo que te arrepientas van a aumentar. Pero por otra parte, también cabe la probabilidad de que hagas algo estupendo y lo olvides al día siguiente.

Paseando por internet, encontré esta historia que os vengo a contar ahora, que, aunque sea ficticia en esta ocasión, seguro que le habrá pasado a alguien o te puede llegar a pasar a ti.

El chico del que hablo en esta historia, al despertarse, se encuentra con su cara totalmente destrozada, con el ojo completamente negro y un dolor super fuerte. Él solo recuerda pequeños trozos de la noche anterior, pero no recuerda como ni cuando llegó a casa.

Este hombre se llama Enrique y se levantó con una resaca malísima después de toda la noche de fiesta con los amigos.

Joder… dice Enrique, pensando en que la noche anterior hizo algo muy malo pero no es capaz de ponerlo en pie. Tuvo que hacer un esfuerzo descomunal por abrir los ojos, pero lo primero que se encontró cuando lo consiguió fue un vaso de agua y unas pastillas para el dolor de cabeza en su mesita de noche.

Enrique logra incorporarse y se sienta en el filo de la cama flipando todavía del resacón que maneja aún. Levanta la mirada un poco y se encuentra su ropa super bien doblada sobrepuesta en el sillón del cuarto. 

No se lo piensa mucho y se toma del tirón las pastillas para que el dolor de cabeza que tiene cese cuanto antes. Es hora de ir al baño. Cuando el tipo entra al baño, hace pis y se va a echar agua en la cara, descubre el moratón que tiene en el ojo!!!

Vaya sopresón. Pero la cosa no acaba aquí, ahora se fija en la pared del baño y encuentra una nota colgada. Pero, no le podía llegar a cuadrar porque creía que la había liado muchísimo la noche anterior y la carta tenía unos corazones pintados y una marca de pintalabios rojo.

La nota decía:

“Querido esposito… anoche llegaste super pedo y encima hiciste un ruido descomunal. ¡No tienes por qué preocuparte de nada! Te he dejado el desayuno preparado (bastante fuerte para que repongas esa resaca) en la mesa de la cocina. Me he ido temprano para hacer la compra, quiero hacerte tu comida preferida hoy, te mereces todo. TE QUIERO

Enrique se fue flipando camino a la cocina y ahí encontro su desayuno, un buen café recién molido y un periódico. Su hijo también estaba ahí comiendo.

Enrique le preguntó:

”¿Hijo, sabes qué pasó anoche”

Se revela la verdad

”Pues tu llegaste a la casa después de las 3 de la mañana y estabas súper pedo y desmadrado. Te caíste sobre mesa del salón y la partiste con tu ojo jajajaja. Luego echaste el pato en todo el suelo del pasillo .

Super trastornado le preguntó a su hijo:

”¿Bueno, y a qué viene que tu madre esté de tan buenas conmigo hoy con la que lie anoche?

El hijo respondió, “AHHH, pues cuando llegaste, la abuela te ayudó a llegar al cuarto y una vez allí, te sentó en la cama y te empezó a quitar la ropa a lo que tu empezaste a decirle déjame que soy un hombre casado, por favor, déjame que no puedo defenderme estoy muy borracho!”

Enrique quedó tan tranquilo que se puso a llorar.

Comparte si esta historia te hizo reír. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close