Recetas Fáciles de Preparar

Patatas fritas hechas al horno

Todos sabemos que las patatas fritas es un producto de alto valor calórico, por lo que muchas personas evitan disfrutar de este manjar. Un sacrificio por el que yo personalmente no voy a pasar.  La patata contiene una gran riqueza en hidratos de carbono y la patata frita aún más. Con esta receta de patatas fritas hechas en el horno, y olvida volver a freírlas en una sartén el problemas de las calorías casi que desaparece. ¿Quieres saber cómo? Adelante!

Las patatas fritas en el horno, tienen un sabor, me atrevería a decir, que incluso mejor que las fritas en un perol o sartén tradicional. Su textura, aspecto y sabor, sobrepasan lo tradicional. Os sorprenderéis de la delicada y majestuosa presentación que dará a vuestros platos.

Patatas fritas al horno  paso a paso

Lo primero que tenemos que hacer es pelar, lavar y trocear las patatas. Un detalle importante a tener en cuenta es la variedad de patata a utilizar. Para hacer patatas fritas  en el horno, las variedades más aptas son la kennebec y spunta, ya que son las más harinosas. Las patatas las cortaremos en bastones de unos  2 centímetros de grosor y lo más largos posible. Con esta forma de bastoncillo, está garantizado que nos quedarán muy jugosas.

A continuación, metemos las patatas cortadas en agua con hielo, para que se pongan turgentes y también para que no se pongan negras. Hay que tener en cuenta que la patata, al entrar en contacto con el aire, rápidamente se oxida y se pone negra. Las tenemos en el agua fría unos 15 ó 20 minutos.

Transcurrido este tiempo, las sacamos y las secamos con papel de cocina.

Previamente, vamos precalentando el horno, durante unos 20 a 25 minutos y a 180 ºC. La elección de la temperatura, va a depender de como queramos que estén nuestras patatas. Si las queremos más doradas, pues aumentamos la temperatura. Menos temperatura no se recomienda, ya que no se freirían bien, sino que más bien terminarían cociéndose.

Mientras se calienta el horno, en la bandeja de hornear, colocamos papel vegetal. Repartimos las patatas por la bandeja, extendiéndolas bien. Espolvoreamos con sal y agregamos un chorreoncito de aceite de oliva virgen extra.

Vamos controlando el punto de tostado y cuando esté a nuestro gusto…¡listas para comer!

Hay quien prefiere agregarle hierbas aromáticas.

Ventajas de las patatas fritas hechas al horno

  1. La primera ventaja es su bajo contenido calórico frente a unas patatas fritas en aceita de modo tradicional. Por tanto podríamos decir que son aptas para aquellas personas que quieren mantenerse a la línea.
  2. Una elección adecuada (variedades spunta o kennebec), hará que las patatas fritas al horno conserven sus propiedades cualitativas y organolépticas.
  3. Muchos expertos nutricionistas, recomiendan el consumo diario de patatas. Con esta receta de patatas fritas al horno, no tenemos elección, ni excusa. El problema de las grasas está eliminado.
  4. Contiene un alto porcentaje, sobre la patata cruda, de vitaminas (principalmente del grupo B) y minerales (como potasio y magnesio)
  5. Ayudan a bajar de peso. Esto es debido fundamentalmente, a su bajo índice glucémiso que hace que nuestro estómago se sienta lleno por más tiempo.
  6. Disminuye el estrés. Por su alto contenido en vitamina B6 y por que producen la hormona GABA que ayuda a relajar el cerebro y a dormir.
  7. Disminuye la inflamación
  8. Mejora la memoria gracias a su contenido en hierro y cobre.

La patata es originaria de América, concretamente de la cordillera andina, donde se consumía sometiéndola a un procedimiento de cocción como haría y como panes sin fermentar. En la cocina actual, quizás sea la patata, el producto que más recetas tenga y las patatas fritas, las que a más platos acompañe en forma de guarnición.

Tags

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close